happy

Si eres mercadólogo, publicista o diseñador gráfico (en cualquiera de sus modalidades o para cualquier servicio relacionado) seguramente te habrás topado con clientes que no consideran que tu trabajo valga lo que cuesta, o bien, consideran que con un intercambio comercial será suficiente para cubrir el precio de tus servicios.

Lo mencionado no siempre está mal, sin embargo es importante que le hagas saber a tus clientes que tu trabajo tiene y genera valor, y por tanto debe ser remunerado de alguna manera que sea conveniente para tu negocio.

¿Cotizaste y recibiste una contrapropuesta con algún caso de los mencionados? Aquí te dejo un escrito que seguramente servirá en estos casos:

 

APRECIABLE CLIENTE:

Soy un mercadólogo, publicista o diseñador gráfico al que has buscado para generarle un valor a tu negocio, marca o producto (muy probablemente ganancias). Si no es asi ¿Entonces para qué me buscaste?

Mi negocio y yo, al igual que tu negocio, necesitamos crecer para obtener más ingresos y convertirnos en una empresa con capacidad de generar ganancias. Por ello te pido que consideres que el valor que se genere debe ser mutuo, y el beneficio que se obtenga de este debe ser satisfactorio para ambos.

 

¿Quieres que mi cobro sea mucho menor a lo que se propone?

Considera entonces que los servicios que le prestaré a tu empresa, marca o producto le generen un importante valor futuro a mi negocio, es decir, que el tener como cliente a tu marca pueda utilizarlo como un currículum de la empresa y atraer clientes.

Si eres un negocio pequeño, que apenas inicia, con una marca desconocida o bien no permites que como negocio utilicemos el servicio que te proporcionaremos como currículum, entonces por desgracia no genera valor para nosotros.

LEE TAMBIÉN ↓  ¿Qué es un mapa de empatía del cliente y cómo construirlo?

 

Ejemplo de SI:

– Trabajar para una marca grande, bien posicionada y que cuenta con reconocimiento por parte del consumidor puede traernos buenos negocios en un futuro cercano, y entonces el precio puede ser cubierto con “publicidad” para nosotros.

 

Ejemplo de NO:

– Trabajar casi gratis para una marca nueva, sin respaldo económico o con un mercado muy limitado, seguramente te generará beneficios a ti, pero desgraciadamente a nosotros no.

 

 

¿Quieres que intercambiemos nuestro servicios por un producto o servicio de tu empresa?

Considera entonces que ese producto o servicio le genere un beneficio real a nuestro negocio, no a mi personalmente, ni a alguno de los empleados de la agencia, sino a la agencia como tal.

Intercambiar por algo que me beneficie de manera personal es casi siempre muy tentador, pero recuerda que soy (somos) un negocio, y como tal debemos ver por el futuro del mismo.

 

Ejemplos de SI:

– Podemos intercambiar nuestros servicios de una sola ocasión por un producto que le genere un beneficio a nuestro negocio, como equipo de cómputo, equipo de impresión, la renta de oficinas, etc.

– Podemos intercambiar nuestros servicios permanentes (o temporales) por un producto o servicio que durante el mismo tiempo del contrato nos genere un beneficio, por ejemplo consumibles para nuestro negocio, servicios de consultoría, publicidad, etc.

 

Ejemplos de NO:

– No podemos intercambiar nuestros servicios cuando el beneficio para ustedes es permanente y para nosotros de una sola ocasión, por ejemplo un servicio de administración de sitio web y redes sociales contra una computadora al inicio del proyecto. (Con sus honrosas excepciones cuando el intercambio tiene un valor alto),

LEE TAMBIÉN ↓  ¿Vale la pena elaborar un Plan de Marketing? Aquí hay algunos datos...

– No podemos intercambiar nuestros servicios por algo que beneficie únicamente al dueño de la agencia, a mi, o a mi compañero, por ejemplo comidas gratis en un restaurant, ropa o un seguro de gastos médicos.

 

 

¿Quieres pagar menos dinero del propuesto o hacer un intercambio y tu caso no aplica en los descritos anteriormente?

Por desgracia no podemos trabajar juntos. Como ya lo mencioné, somos un negocio y requerimos obtener una remuneración a cambio de nuestro trabajo, por lo tanto este debe ser cubierto con la cantidad propuesta para que nos genere un valor a ambas partes.

×