Hace unos días un buen amigo me reclamó el hecho de que una fanpage, a la cual yo había dado ‘like’ en Facebook, no dejaba de aparecer en sus recomendaciones con la ya tan conocida leyenda de ‘A tu amigo le gusta tal página’, pensando tal vez que yo tenía algo que ver con esto.

Al menos en web (por ahora) estas situaciones son inevitables, y vienen de una práctica publicitaria en internet llamada ‘remarketing‘, en donde la plataforma en la que estés conjunta variables como intereses, cumplimiento de un cierto perfil, o visitas previas al sitio para mostrarte anuncios de una marca o producto. En caso de que dos o más de esas variables se cumplan, difícilmente te librarás de ver la publicidad en un buen tiempo.

La realidad es que al menos en Facebook un par de muestras del anuncio deberían ser suficientes para motivarte a dar ‘like’ a la página si asi lo desearas en realidad. Sin embargo con el paso de los días algunas personas que no saben cómo quitar la publicación, podrían llegar a desesperarse y hacer clic en el famoso botón con tal de librarse del anuncio y, asi la empresa por fin cumpliría la tan ansiada meta de tener un like más… un like de una persona que lejos de interesarse en su producto, seguramente aborrecerá sus publicaciones o hasta se dedicará a ‘trolearlas‘ tomando en cuenta la razón por la cual los siguió.

¿Son estos los seguidores que tu empresa quiere tener?

Este ‘bombardeo’, como todos los productos publicitarios existentes, nació de una necesidad creada por empresas que tal vez aun no comprenden la naturaleza de las redes sociales: La obsesión por los miles de likes, por encima de la calidad de los mismos.

LEE TAMBIÉN ↓  ¿Afectan los comentarios negativos de mi producto o servicio en internet?

La compra o intercambio de seguidores, los concursos en los que tienes que darle like a la página y a la foto de tu amigo para que gane algo, los clics engañosos y algunas otras prácticas, seguramente te llevarán a tener miles de likes, de miles de personas, que no les interesa en lo más mínimo tu marca o producto.

Seguramente en un inicio una página de Facebook con 50 mil seguidores era garantía de calidad en sus publicaciones, sin embargo hoy en día y, entre más gente se vaya dando cuenta de que estas prácticas engañosas existen, el número de seguidores irá pasando a segundo término como termómetro de calidad, y lo realmente importante como es el contenido, tomará su debido peso.

¿Qué prefieres tener en tu Facebook, 100 personas que no cumplen en lo más mínimo con el perfil de tu consumidor y jamás ‘comprarán’ tu producto, o uno solo de tus verdaderos clientes potenciales o reales?

×