Según el bendito internet, el término de ‘vender humo’ viene del derecho romano, donde se definía como ‘venditio fume’ a las promesas falsas realizadas para obtener el favor de un funcionario público. Con el paso del tiempo se ha reconocido a los vendedores de humo o ‘Vendehumos’ en aquellas personas incapaces de demostrar con hechos lo que te están intentando vender y, que terminan construyendo castillos en el aire para confundirte y envolverte con soluciones que parecen mágicas.

¿Te suena conocido? 

Si bien han existido desde tiempos remotos seguramente, yo los recuerdo desde los tiempos de los merolicos callejeros, valiéndose de argumentos exagerados, falsos o milagrosos, para venderte productos o servicios que terminan por ser una estafa y quitarte tu tiempo y/o dinero.

No siempre es fácil reconocerlos, pero a lo largo de los años he detectado 3 principales escenarios donde se mueven como peces en el agua:

ZOHO CRM

El CRM que ha sido calificado como el mejor por críticos, analistas y usuarios.

LA IGNORANCIA

Cuando no conoces nada sobre el producto o servicio que te ofrecen, y no tienes referencias de su eficacia o funcionamiento, es muy fácil que caigas en comprar humo. Sacúdete la emoción de lo que te están diciendo, y tómate un tiempo para investigar si es real antes de sacar la cartera.

LA DESESPERACIÓN

Si estás en una situación desesperada, eres presa fácil para caer en una ‘solución milagrosa’. Tal vez no tengas tantas opciones en ese momento y valga la pena arriesgar, pero mejor intenta analizar desde un escenario ficticio, donde no tengas ni prisa ni urgencia, y evalúa si ahí tomarías la misma decisión que estás a punto de tomar.

EL ATAJO

Cuando se sabe que algo requiere una cierta inversión de dinero, de tiempo o de esfuerzo, y alguien viene a decirte que lo puedes conseguir por una fracción mínima de la inversión ‘normal’… puede que estés frente a una innovación ‘one in a million’, o frente a una estafa. ¿Cuál es más probable?

¡Mucho ojo! Ojalá esta publicación te sirva y la recuerdes cuando estés frente a uno de ellos.

¿Puedo ayudarle a tu empresa o negocio?

LEE TAMBIÉN ↓  Carta del practicante de marketing al dueño de la empresa
×