En medio de un boom de la digitalización de los negocios, obligado por el progreso y acelerado por un virus que nos vino a cambiar la vida, las empresas redoblan esfuerzos para llegar primero en la carrera de la comunicación digital.

Del río revuelto surgen héroes, tácticas y armas que prometen un puesto en el podio; héroes del data, tácticas de saturación y armas tecnológicas que si bien son obligatorias para soportar una estrategia, podrían ser perjudiciales ante la ausencia de una.

Hoy me hace mucho sentido una frase del Profesor de Marketing Jonah Berger que leí hace algún tiempo:

Menos tecnología y más psicología.

Cuando cambias la meta de “conquistar TikTok” o “Ser influenciador en Instagram”, por “Conquistar al cliente” o “Ser influenciador de mi mercado”, el canal de comunicación pasa a segundo término.

Un buen mensaje va a trascender, y será tu audiencia quien se encargue de tomar un pantallazo de Facebook y compartirlo en Instagram, de descargar un TikTok y compartirlo en Twitter, o de tomarle una foto a tu panorámico y subirla a todas sus redes sociales.

Si eres una empresa, seguro estarás pensando ¡Eso es lo que quiero!, y si eres un profesional de la comunicación o marketing, en tu mente estará un ¡Como si fuera tan fácil lograrlo! Y así es: Lo bueno en la vida no es fácil, pero es más fácil conseguirlo cuando lo buscas que cuando esperas que te llegue por suerte.

Cuando te sientes a planear tu estrategia de contenidos no te enfoques en cuántas publicaciones se harán a la semana, sino en qué tan lejos podría llegar la publicación que harás mañana.

Cuando estés trabajando en el contenido que vas a publicar en tus redes sociales no te enfoques en qué tan bonito está y qué tan bien describe tu producto, sino en qué tanto valor tiene para tu audiencia.

Cuando armes tu estrategia de comunicación no te enfoques en lo que quieres tú, sino en lo que quiere tu cliente.

Trabaja primero en conocer a tu mercado y audiencia, y después en poner todas las herramientas tecnológicas disponibles al servicio de una estrategia bien estructurada.

¿Puedo ayudarle a tu empresa o negocio?

LEE TAMBIÉN ↓  ¿La culpa la tiene el Hashtag o el que no lo supo usar?
×