No hace mucho tiempo que pregonábamos que el buscador y el newsletter iban a morir. La tendencia del usuario a estar todo el tiempo en redes sociales, en conjunto con la ridícula cantidad de sitios web improvisados u obsoletos que encontrabas, y de correos basura no solicitados que recibías, era la combinación perfecta para declarar a las redes sociales el nuevo canal premium para dar a conocer las bondades de nuestro producto o servicio… ¡Además son gratis! ¿Qué más se podía pedir?

[AdSense-A]

Todo iba muy bien, hasta que a todas las marcas del mundo (con riesgo a estar exagerando un poco) se les ocurrió dejar sus prácticas de SEO y de Emailing para centrarse en generar 50 contenidos diarios (con riesgo a estar exagerando otro poco) y saturar aquellos canales que el usuario consideraba como propios y libres de basura publicitaria.

Con la premisa de: “Si nos siguen es porque les gusta nuestro contenido” y de: “queremos que se acuerden de nuestro logo”, muchas marcas han abusado de publicar prácticamente cualquier cosa, o repetir lo mismo cientos de veces; en vez de enfocarse a generar valor real en sus contenidos.

El resultado es una sobre-saturación de mensajes egocéntricos o vacíos en redes sociales, que lejos de generar una recordación de marca positiva, le generan al usuario el mismo hartazgo que años atrás le generaba ver su bandeja de entrada llena de correos de cosas que no le interesaban, o recibir cientos de llamadas tratando de venderle productos que no necesitaba.

No falta mucho, si no es que ya está sucediendo, para que el usuario regrese a las viejas prácticas de utilizar Google o suscribirse al Newsletter de las marcas de su interés por encima de hacerse fan de las mismas en las redes sociales tradicionales o las emergentes.

LEE TAMBIÉN ↓  5 ventajas de Google Analytics 4 (GA4)

[AdSense-B]

×