Select Page

Los tiempos donde Don Pepe, consultor del hogar, le recomendaba a las vecinas amas de casa un producto infalible para cada una de sus necesidades, fueron archivados por Walmart, enviados al archivo muerto por OXXO, y triturados por Rappi.

Si tienes una cierta edad, seguramente habrás conocido al dueño de una tiendita de barrio que se quejaba amargamente porque una tienda de conveniencia había llegado a quitarle su patrimonio, al de la frutería o carnicería quejándose del nuevo supermercado y sus precios,  y alegando que la calidez de saber el nombre de cada uno de tus clientes no sería nunca reemplazada por la practicidad y frialdad del autoservicio. Al final de la historia Don Pepe tuvo que buscar una nueva forma de ganar dinero.

Si no tienes esa cierta edad, la pandemia del 2020 pudo haberte ayudado a viajar en el tiempo, con el “apoya a negocios locales” y la vecina que vende de todo por Instagram, la frutería que hace envíos desde Facebook, o la carnicería que te aparece en el Rappi; pues bueno, antes así era el comercio, solo que sin apps.

DON PEPE Y SU AGENCIA DE MARKETING DIGITAL

En los últimos meses he notado la proliferación de agencias “hacedoras de agencias” (¿WTF?), es decir, personas o empresas que motivan y ayudan a emprendedores (hasta aquí vamos muy bien), a iniciar su agencia de marketing digital (aquí ya comienzo a dudar), proporcionándoles el conocimiento y las herramientas para hacerlo, incluso maquilándoles el trabajo (WTF otra vez, pero con más ganas).

En pocas palabras, quieren crear Don Pepes en tiempos del OXXO.

Desde hace mucho tiempo que:

  • Google le envía cupones de presupuesto gratis a sus usuarios para animarlos a hacer publicidad directamente.
  • Facebook automatiza la creación de anuncios para que el administrador de la página pueda hacerlo él mismo.
  • Wix (y otros) le dan todas las herramientas necesarias al usuario para que pueda crear y poner en línea su sitio web.
  • Canva convierte el diseño gráfico en un juego de drag & drop para que el usuario pueda hacer diseños él mismo.
  • Instagram y TikTok te dan en bandeja de plata las herramientas para crear comerciales en video y subirlos al canal adecuado (es decir: ellos mismos)
  • Powtoon (y otros) convierten el hacer un video animado en un proceso de 10 minutos.
  • Hubspot tiene representantes por todos lados, pero le envía sus campañas de goteo directo al usuario.
  • Inserta tu herramienta favorita aquí, porque la lista puede continuar durante un buen rato.

Todas y cada una de esas herramientas-características, a mi me llevan a una constante: Autoservicio.

Mientras los Don Pepes de antaño del marketing digital buscan permanentemente la forma de mantenerse valiosos para los clientes, al emprendedor lo marean con la promesa de un futuro brillante, que cuando lo tienen enfrente resulta que ni con pulidora industrial se le quita lo opaco.

Las olas hay que agarrarlas cuando se están formando para que no terminen revolcándote.

¿Puedo ayudarle a tu empresa o negocio?

×