spanish_gif_1

Seguramente habrás leído en las últimas semanas (nuevamente) sobre el “fin de las cookies”, un tema que no es la primera vez que se pone en tendencia, y tal vez no sea la última, ya que en esta ocasión se refieren solo a las cookies de terceros (uno de los varios tipos que existen) y que se prevé que suceda hacia finales de año.

¿Qué son las cookies?

A grandes rasgos, porque supongo que ya -más o menos- sabemos, son archivos que un sitio web envía al navegador cuando recibe la visita de un usuario, donde se almacenaron datos sobre secciones que visitó, tiempo de la visita, usuario, contraseña, interacción con el sitio, etc.

Estos sirven tanto para que el sitio web “te recuerde” y tú puedas entrar sin tener que ingresar tus datos de nuevo, que se guarden tus preferencias, los artículos que dejaste en el carrito, etc. Y también, para que esos datos se compartan con empresas que pagan publicidad, y éstas puedan conocer tus gustos y preferencias para ofrecerte productos y servicios adecuados para ti. publicidad, un proveedor, un patrocinador, etc.) y no para su uso propio.

El sitio web que utilices, seguirá almacenando tus datos para ofrecerte un mejor servicio, comercial o técnicamente.

Suenan inofensivas, entonces ¿Porqué las quitan?

Claramente no puedo asegurar que nunca se les haya dado un mal uso, es más, casi te aseguro que alguna o varias veces les han dado un mal uso; sin embargo, la mayor parte de las ocasiones deben haber sido utilizadas para nuestro beneficio.

Pero, como a muchos les encanta entrar en pánico, basta con que un caso de mal uso se sepa, o que alguien buscando clicks publique un artículo diciendo que “tus datos personales se están filtrando”, para que millones de personas piensen que todo el mundo tiene ya los datos de sus cuentas bancarias, tarjetas de crédito y más cosas importantes, y pidan a gritos que se termine esa mala práctica.

Según Think With Google, las búsquedas sobre “privacidad en internet” subieron un 50% durante 2020; algo lógico mientras se vivía una pandemia donde nos tenían encerrados pidiendo todo a domicilio; pero preocupante para aquellos que tienen un sitio web donde sus usuarios deben dejar sus datos, y ahora dudarán más en hacerlo.

Entonces ¿Ya no van a existir?

Si y no. Las que desaparecerán son las cookies de terceros, es decir, las que el sitio web recopila para que las use alguien más (una plataforma de publicidad, un proveedor, un patrocinador, etc.) y no para su uso propio.

El sitio web que utilices, seguirá almacenando tus datos para ofrecerte un mejor servicio, comercial o técnicamente.

¿Es bueno para los usuarios?

Moderadamente sí. Pues a fin de cuentas representa que tus datos no los tendrá una empresa diferente a la cual TÚ DECIDISTE dárselos, pero no significa que nadie tendrá tus datos.

El “para qué” iba a usar esa otra empresa tus datos, es tema de otro artículo.

¿Es bueno para las empresas?

No tanto; pues aun que habrá mayor seguridad por parte de tu audiencia para dejar sus datos en tu sitio web (Posiblemente más usuarios usando tu sitio con confianza), la forma en la que la publicidad digital funciona para ti se verá afectada.

Algunas de las plataformas que te ofrecen publicidad en internet, como son buscadores o redes sociales, utilizaban las cookies de terceros para conocer más sobre los gustos y preferencias de la gente, datos que luego utilizaban para que cuando tú lanzabas una campaña publicitaria con ellos, llegara a la audiencia correcta en el momento correcto.

Conforme las plataformas dejen de tener información precisa sobre gustos y preferencias de los usuarios de internet, será más difícil mostrarles anuncios que previamente sabían que les interesarían, es decir, para las marcas habrá mucha más incertidumbre de estarle mostrando los anuncios a la audiencia correcta.

¿Es el fin de la publicidad digital?

No, y ni siquiera está cerca de serlo. Como lo mencioné anteriormente, las empresas podrán seguir teniendo datos sobre los usuarios siempre y cuando sean de primera mano, además, las empresas están ya poniendo en marcha políticas que permitirán seguir recopilando datos por otros medios (más seguros), y que reemplazará a las cookies en un futuro cercano.

En resumen, es posible que ni siquiera lleguemos a darnos cuenta (como usuarios) de que hubo un cambio con esto de las cookies.

¿Puedo ayudarle a tu empresa o negocio?

×